Tenpora

Lesbos

Inor ez da irla,
inor ez da bakar:
kasik ziurrago 
artxipielago...
 
Irla ez den gizon-
emakume asko
irlarantz badatoz,
ez da irlatzeko.

Nekeak itota
ez da lo lasaia:
krudela denean,
ez deitu bidaia... 

Haurra haur da beti
eta harria harri,
nahiz eta bularretik
ozpina edoski.

Koordenada bat
gerraren zedarri,
mugan sokasaltoan
dira ibili…

Lokarria, soka,
dardar eta oka:
ukabilak joka
hesteetan kolpa...

Heste bat, beste bat,
eta heste mila:
hau liseritzerik
balego bezala.  

Begiak, ordea,
nork bereak dauzka:
berde, urdin, arre, 
itsasoko more.

Lesbos uhartean
ere gure gisa,
baina gehitu horri
txarrantxaren isla.

Itzulika (Batera ekoizpenak, 2017)

Egunero hasten delako

Joan, etorri,         
altxa, hor jarri,        
utzi, ekarri:     
ez pentsatu...        
Erleen eran
polena edan:
ez begiratu
erlauntzara:
lore
denak dira lore bera.

Gerrako glori,        
zelaia jori:
zuk bertan korri,
maldan gora.
Heldu gau horri,
zama arindu,
hautsa astindu:
bi dardara gara...
Bizitza azkarregi doan hura da.
 
Kateatzen den momentu
zerrenda bat...

Egunero da ezberdin, bestela zer?

Berdin bada, azkar doa:
ezberdina, motelago.

Itzultzea ez dut laket.  
Aukeran naiz
doan hori.
Doan hori,
beti...

Bide bazterrak,
erreka denak,   
gu denon senak
irensteko...
Bidea goza,
xendaren poza,
lehena ni naiz   
elurra zapaltzen:  
elur erori berria...

Eguzki, euri,
edo sargori?
Hotz edo gori,
lehor al da?
Jaio, hilzori?
Hau ala hori?
Nor edo nori?
Zenbat teoria!
Nork berea dauka eta
nik ere nirea.  

Zuhaitz barruko dardara bat gara.
Enbor barruko eraztunen besarkada.

Hori gara: bi arbola.
Hori gara: bi dardara,  
joanean doazenak
izan arte bat bakarra.
Egunero hasten gara...
Haste hutsa mirari bat.
Mirari bat.
Mirari bat.

Itzulika (Batera ekoizpenak, 2017)

Un mundo feliz

Al Hombre de Cemento,
alfombra roja:
puentes, carreteras...
no hay vuelta de hoja.
“Yo vengo lleno de ideas,
¿quién da la vez?”
“Mejor sigue contándonte
entre los pobres”.

“El osado no sabe nada,
y quien sabe algo es tímido y no osa preguntar”, 
así se lo oí decir a un tímido:
“nos manejan a su antojo
porque somos fáciles de manejar...
Trituran nuestros sueños, 
pero ellos no paran de medrar”. 

Ya está aquí: un mundo feliz...

¿Quién necesita una canción?
Toses, carraspeos y ruidos
son toda nuestra ocupación...

“Cállate amigo,
no lo quieras ver:
el secreto del paraíso
es no tratar de entender...
Esos débiles impulsos
no te han de entretener,
por la senda de la indolencia
tu camino has de hacer”.

Escucha la canción aquí.

Más frágil (yo)

Esa gota
que no cae
de la teja,
y no deja
de agarrarse
a esa invisible
telaraña
sin nudos.
Parece frágil
a primera vista,
parece nada:
pero engaña...

Soy el ciervo
que te persigue
en el valle
de la fatiga;
soy quien en tu tela
de araña
se equilibra.

Acudo a ti cada tarde,
como quien llega
sin llaves,
obligado a tocar
tu puerta.
Con la respiración entrecortada
voy desgranando
mi coartada:
“ábreme, soy yo,
más frágil
que tu almohada...”

(Traducción del euskera, versión del autor)

Música: Juantxo Zeberio (Tenpora)

Escucha la canción aquí.                                                                                                                                               

 

Los caballos, el tiempo

Vive en el horizonte, como quien dice en ninguna parte;
para cuando tú llegas, ella parte.
En los relojes de arena, ya no está,
y a ser acariciada no se presta.
Dejemos que marque la ruta el viento
–para revolvernos la melena, le faltó tiempo–.
Si la oyes, es que el hechizo se ha esfumado;
si  pronuncias una sola palabra,
es que todo ha terminado.

Alguien te dijo:
“siempre hay tiempo, crece”.
Alguien te dijo:
“nunca es tan temprano como parece”.

Sin herraduras y sin riendas
galopa un caballo:
sólo espera que te rindas.
Tiene su norte en el sur,
y el sur, ¿dónde estará?
¿Más al norte que el mismo norte?
Vive en el horizonte,
como quien dice en ninguna parte.

(Traducción del euskera, versión del autor)

Musika: Juantxo Zeberio (Tenpora)
Escucha la canción aquí.